martes, 18 de octubre de 2011

El video de un muñeco siendo descuartizado

El experto en efectos especiales John Humphreys fue quien se encargó de fabricar el "extraterrestre" de la cinta con la que el productor Ray Santilli engañó a los ufólogos. Si usted desea saber cómo se llevó a cabo el truco, busque la película Alien Autopsy.


Título original: Alien autopsy
Género: Comedia
Año: 2006
Nacionalidad: Inglaterra y Alemania
Duración: 95 minutos
Dirección: Jonny Campbell
Elenco: Declan Donnelly (Ray Santilli), Ant McPartlin (Gary Shoefield), Bill Pullman (Morgan Banner), Götz Otto (Laszlo Voros), Morwenna Banks (Jasmine), Omid Djalili (Melik), Harry Dean Stanton (Harvey).

Aquí hay algunos comentarios acerca de esta cinta. 

¿Qué dijeron en su momento los "investigadores" de ovnis? En Magonia Luis Alfonso Gámez escribió sobre las declaraciones de John Humphreys, sobre lo que Javier Sierra escribió para AÑO/CERO y sobre las posteriores declaraciones de Santilli, pero ¿cómo se presentó la información en México? ¿Cómo presentaron la supuesta autopsia los “expertos en el mundo de lo insólito” (esos que dicen hacer ufología de vanguardia y estar al frente de “la televisión inteligente”)? Hagamos un poco de historia...

Corría el año de 1996, la autopsia extraterrestre y el “monstruo que vino de la televisión”: el temible chupacabras, eran los casos con los que Maussán sorprendía a su público.

El ufólogo presentó el video de la supuesta autopsia extraterrestre en un programa nocturno de variedades cuyo nombre no recuerdo y que se transmitía de lunes a viernes por "el canal de las estrellas” a eso de las diez u once de la noche, lo que sí recuerdo es que era conducido por Daniela Romo.


Maussán acudió al mencionado programa acompañado de –en palabras del ufólogo- “dos expertos en informática, en computación, que han realizado diversos análisis. El licenciado Víctor Quezada, quien es director de informática de la Universidad Grupo Sol y el físico Mario Torres, quien es asesor científico de la revista Contacto OVNI.”


Daniela Romo los entrevistó para mostrar que los investigadores de ovnis tienen los estudios y los conocimientos necesarios para sustentar sus afirmaciones.


Ambos “expertos” mostraron algunos de sus “extraordinarios” análisis. Víctor Quezada, por ejemplo, mostró su análisis al video de Sara Cuevas.  Torres Luján echó mucho rollo sobre "investigaciones científicas" y con una "metodología seria". Maussán se le unió e invitó a las universidades a investigar el fenómeno ovni. El ufólogo le pidió al "físico" Torres Luján que realizara investigaciones serias (¿Maussán dando semejante consejo?), ya que la revista Reporte Ovni (que dirigía Zita Rodríguez) había caído en el sensacionalismo presentando supuestos extraterrestres caníbales (como si Maussán no se la pasara haciendo afirmaciones igualmente sensacionalistas). ¿Qué tan serios y científicos eran los análisis de Quezada y Torres Luján? Aquí la respuesta.   

En esa ocasión también presentó imágenes de los “platillos voladores de plasma” que fotografiaba Carlos Díaz (Héctor Escobar ha planteado la posibilidad de que los ovnis de plasma en realidad fueran lámparas de vidrio soplado). La credulidad estaba al máximo: ¿objeciones? Ninguna. Todos estaban convencidos de la veracidad de las imágenes presentadas, las evidencias eran tan claras que las dudas estaban fuera de lugar. ¿A alguien le extraña esto?

Maussán contó brevemente y muy a su estilo (sensacionalista, claro está) el caso Roswell. Sobre el extraterrestre de la autopsia en el quirófano, el ufólogo dijo que mostraba un balazo en la cabeza (algo que descubrió Mario Torres Luján al analizar la imagen en la computadora), y agregó: "pero ¿sabes qué es lo más triste? Que estos seres estaban vivos y que los mataron para quitarles unas cajas, los mataron a culatazos para arrebatarles y,desde luego, para que esta noticia no se filtrara aún más y para controlar todos estos acontecimientos, ¿no?".

Dijo que los expertos en efectos especiales confirmaron que "el tejido que se encuentra debajo de la piel, es un tejido de órganos, que hay tejido óseo, tú puedes ver que le quitan el cuero cabelludo y hay músculos debajo de la cabeza."  Por supuesto que Maussán no dio los nombres de esos supuestos expertos en efectos especiales, porque la verdad es que todos los especialistas que dieron su punto de vista coincidieron en que se trataba de un simple muñeco (el lector puede leer al respecto en algunos de los enlaces). 

El 17 de febrero de ese año acudí a una de las conferencias que Maussán dictó en el Teatro Metropolitan, dicha conferencia trató sobre este caso. En ese entonces yo me tomaba en serio al ufólogo, pero las cosas comenzaron a cambiar gracias a la información que fui encontrando:

* En el número 17 de la revista Contacto Ovni, Luis Ruiz Noguez escribió sobre la réplica hecha en Argentina (aquí la información al respecto). En ese mismo número apareció una entrevista que Alejandro Agostinelli le realizó a Michel Monnerie, “padre” de la llamada “hipótesis psicosociológica” y Óscar Zapién Jimeno expuso sus conclusiones sobre una esfera que cayó en Chiapas.





* Óscar García y Luis Ruiz Noguez publicaron un número especial sobre la “autopsia” en la desaparecida Contacto Ovni. Óscar García, entre otras cosas, expresaba en el editorial:

Dice Luis Ruiz Noguez (quien en conjunto desarrolló este número especial) que la ufología es el circo de la razón, el paraíso de la espectacularidad, la búsqueda continua de la noticia maravillosa que asombre a los lectores en este fenómeno elusivo. Es la constante nota amarillista, el convencimiento total de algunos de que Ellos están aquí; la negación argumentada de los escépticos y la burla de los ajenos. Por eso ver las imágenes de una supuesta autopsia de un extraterrestre sólo nos confirma más el hecho de que el tema de los OVNIS aún tiene mucha más tela para cortar de la que se pensaba (...) El circo de la ufología está actualmente presentando el mejor acto del espectáculo, es la premiere de la gran atracción, la mujer barbuda de nuestras necesidades morbosas. Por eso está toda la información. Y por eso viaja por todo el mundo vía internet, por eso se debate, se cuestiona, se replica y se repite (como se hizo en Argentina) y por eso aquí las presentamos y les brindamos las opiniones de importantes ufólogos del mundo con quienes hemos hablado personalmente para que usted se entere, sepa, juzgue, piense, opine e interactúe con nosotros, con su inteligencia, su razón y su decisión...



Además de analizar la información que hasta ese momento se tenía sobre la cinta, también Luis Ruiz Noguez contaba la historia del OVNI estrellado en México en 1950, explicaba las fotografías de Nicholas von Poppen y presentaba la explicación al “incidente Roswell”: el proyecto Mogul; por su parte, Óscar García escribió sobre el mítico Majestic-12, y las otras “autopsias”.

También aparecieron las opiniones de varios ufólogos, la de Diego Viegas, del Centro de Investigación del Fenómeno OVNI (CIFO), resumía muy bien lo que hasta ese momento se podía pensar sobre la sensación del momento, por ello la transcribo:

Me parece que la filmación es algo no muy creíble y ahora más de verla varias veces y después de comprobar que gente de acá, de Buenos Aires, especialistas en efectos especiales, fueron capaces, en un fin de semana, de hacer un muñeco exactamente igual al que aparece en la filmación.

La duración de la falsa autopsia hecha en Argentina fue de cuatro minutos y se hicieron imágenes idénticas a las de la supuesta autopsia original, pero creo que si le hubieran dado más tiempo a estos especialistas en efectos especiales probablemente hubieran hecho algo mejor.

Otro dato que hace dudar de la veracidad de la filmación es que, por ejemplo, cada vez que la cámara se acerca a los órganos se va fuera de foco; cosa ilógica en un camarógrafo que estaba filmando un cuerpo que supuestamente sería extraterrestre y que era la primera vez que esto se hacía en el mundo.

Otra de las cosas que a uno le hacen ver que es un truco, es el tema de los cirujanos que aparentemente no serían ni cirujanos ni patólogos porque, según los médicos que entienden de este tema, dicen que tratan muy mal a los órganos y si consideramos que estos órganos eran únicos (eran de un ser de otro planeta) evidentemente estamos frente a un fraude; frente a actores que se hacen pasar por cirujanos pero que no tienen cabal idea de cómo realizar una autopsia.

También al juntarlo con el mito de Roswell, pues este caso no es más que una leyenda que fue creada en 1947 porque en realidad nunca cayó un disco. Lo que cayó fue un globo del Proyecto Mogul de la época de la guerra fría, y aunque no fuera eso, evidentemente estamos frente a la caída de restos de láminas y nunca un disco, jamás, sólo fue un rumor.

Hay otras muchas incongruencias más y contradicciones, como en las que ha caído Ray Santilli (el documentalista inglés) desde el comienzo, como el hecho de que él, desde hacía dos años, estaba preparando esta película para sacarla a la venta. Dijo también que en un pedazo de la película aparecía Harry Truman y luego, en lo que vende, nunca aparece el ex presidente. Y por esto podemos ver que este caso es uno de los trucos más lucrativos de los últimos tiempos.

Santilli es un documentalista que su materia es el cine y creo que quiso hacer un gran negocio donde no tenían que dejar nada al azar. Creo que filmó la autopsia en película vieja de 1967 o quizá 47, luego han escrito cartas a Kodak y todo lo han armado para no dejar nada al azar... Sin embargo la prensa en general lo ha tomado con mucho escepticismo, y yo creo que el público en general lo ha tomado con mucha cautela e incluso los ufólogos, aún los más crédulos, los más ingenuos han tenido mucho cuidado con este evidente engaño.


La cautela de la que escribía Diego, no podía encontrarse en los más ingenuos y crédulos ufólogos mexicanos.

* Luis Ruiz publicó el libro La autopsia extraterrestre, el mito dentro del mito, el libro fue publicado por Mina Editores.

* Héctor Escobar, Luis Ruiz Noguez y Óscar García tradujeron el informe Roswell de la USAF, mismo que Mina Editores puso a la venta junto con el libro de Luis R Noguez, también se publicó en el número cuatro de la revista Perspectivas Ufológicas .


* Mario Méndez Acosta organizó una conferencia en el Club de Periodistas de México, ésta trataría sobre este caso y se llevaría a cabo el 17 de abril. Esa fue la primera vez que acudí a las conferencias mensuales de la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica (SOMIE), pero Mario cometió un descuido: organizó dos conferencias para ese día. Así, la bióloga Mónica Lavín (quien junto con Mario Méndez y Mauricio-José Schwarz conducía el programa radiofónico de divulgación científica Muy Interesante) habló sobre evolución. Finalmente el 15 de mayo los escépticos presentaron el video de Santilli y la réplica hecha en Argentina.



Además de hablar de esta cinta, hablaron de la otra maravilla que presentaba Maussán: el chupacabras. Estuvieron en la mesa Mario Méndez Acosta, Óscar García, Luis Ruiz Noguez, Héctor Escobar y Héctor Chavarría.

Pero si ya la revista Contacto Ovni había publicado un número especial sobre la autopsia extraterrestre, Maussán –dentro de la misma Contacto Ovni- publicó un número especial dedicado a los ovnis estrellados en todo el mundo.



En un apartado se mencionan tres hipótesis para explicar el origen del “ser” al que se le realiza la autopsia: entidad extraterrestre, muñeco y ser humano con anomalías particulares. Sobre la segunda leemos:

MANIQUIES O MUÑECOS. La hipótesis es difícilmente sostenible a causa de los acercamientos presentes en la película que demuestran la realidad del instante. Además, en 1947 no se contaba con el material ni el conocimiento para hacer efectos especiales de ese tipo.

Maussán escribió un artículo en el que argumentaba que el extraterrestre de la autopsia no pertenecía al caso Roswell sino al caso Socorro-Magdalena:

Todo parece indicar que el 31 de mayo de 1947, se estrelló un OVNI entre los poblados de Socorro-Magdalena, en las inmediaciones de una mina que fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial. Curiosamente ésta fue abierta de nuevo el 1 de junio de 1947. Todo parece indicar que fue en esta mina en donde se llevó a cabo el rescate de la nave interestelar y sus cuatro tripulantes; uno de ellos fue liquidado allí mismo. Los otros tres fueron hechos prisioneros y posiblemente llevados a la base de Fort Worth, en Dallas, donde un camarógrafo de nombre Jack Barnett (en realidad es Jack Show) habría filmado dos autopsias; una, el 1 de julio de 1947 y la otra, el 3 de julio de 1947; precisamente un día antes de que cayera el segundo objeto en Roswell. Esta “coincidencia” resulta extraordinaria.

Más adelante escribe:

Cuando los ufólogos empiezan a revisar los detalles de la historia de la autopsia, encuentran diferencias en las fechas y el lugar, así como en las características físicas de los seres. Para muchos investigadores esta situación desacredita por completo la autopsia; sin embargo, es probable que estas diferencias sean las que demuestren que los dos casos (Roswell y Socorro-Magdalena) son auténticos.
En el supuesto caso de que la película fuera una falsificación, se hubiera tenido el cuidado de simular todos los detalles (la fecha de la caída del OVNI, así como las características físicas de sus tripulantes) del estrellamiento del 4 de julio, en Roswell.

Mientras más se profundice en esta investigación se demostrará que la autopsia del extraterrestre pertenece al estrellamiento de Socorro-Magdalena; el hecho de que se haya confundido y asociado con el estrellamiento de Roswell, no le quita credibilidad ni validez.


Según esta versión, no sólo se estrellaron dos platillos voladores sino dos platillos voladores ¡de diferentes civilizaciones! Luis Ruiz Noguez explicaba las diferencias de una forma más sencilla:

Creo que el montaje no lo hizo ningún ufólogo, sino alguien que hizo una lectura muy superficial del Incidente Roswell y que no está familiarizado con el asunto. De otra manera no se podrían explicar los evidentes errores y diferencias con la “historia oficial de Roswell”: el número de dedos, el tamaño de los extraterrestres, el lugar del impacto, etc.

Es más que probable que el autor fuera el propio Santilli (tal vez ayudado por alguien del BUFORA), pues su compañía estaba a punto de irse a la quiebra poco antes de que apareciera la película.


Maussán termina de la siguiente forma su artículo:

LOS OTROS DESINFORMADORES

Es importante señalar que la mayoría de las afirmaciones que hacen los ufólogos respecto a la autopsia son falsos, porque no la han investigado; casi nadie en el mundo se ha tomado la molestia de ir al lugar en donde supuestamente cayó la nave; entrevistar a los testigos; hacer análisis de todos los elementos que integran el caso, etc. Simplemente dicen “este teléfono no es de esa época” o “esto no es de ese tiempo”, sin tener las pruebas para demostrarlo.

Quienes hacen este tipo de aseveraciones no efectúan ningún tipo de investigación y esto parece ser en la mayoría de los casos. En casi todos los artículos que se han escrito alrededor de la autopsia no se dan nombres o elementos, que demuestren una investigación propia. Simplemente se critica por “sensaciones”: “Esto me parece falso”, “Esto me parece que no es cierto”, y luego tratan de duplicarlo para demostrar su supuesta “falsedad”.

Tal es el caso de la autopsia presentada en Argentina; su intención era demostrar al público televidente que por medios caseros se podía simular una autopsia igual a la original. Sin embargo, es verdaderamente burda; más aún resultó ser la presentada en Inglaterra. Como pretenden que sea exactamente lo mismo, si no lo es. Pero no se pueden hacer cosas tan simples, tan ridículas, para tratar de desacreditar algo que podría ser verdadero.

Además, en base a los testimonios de los médicos forenses que se han consultado en todo el mundo, aunque no dicen que se trate de un ser extraterrestre, tampoco mencionan que sea un muñeco. Y se refieren al cuerpo como “una entidad biológica”.

En 1947 se consideraba que el caso Roswell era un truco, una equivocación. Se desacreditó el caso y ningún investigador del fenómeno OVNI quería escuchar sobre Roswell. Lo mismo sucedió con el caso Aztec. Ahora sucede lo mismo con la autopsia. Pero ¿qué dirán todos aquellos que se lanzaron, sin tener mayores elementos, cuando se demuestre que este material es real? Significa que no pueden ver la realidad, ni cuando está enfrente de sus narices. Entonces ¿qué tipo de investigadores son?

Si nos demuestran que es falso lo aceptamos. Aunque el hecho de aceptar una equivocación, es un arma utilizada por los escépticos y seudoinvestigadores del fenómeno OVNI, para desacreditar todas las investigaciones desarrolladas en diferentes campos. Sin embargo, es un riesgo que debemos tomar.

Puedo estar equivocado, pero en mi opinión la autopsia del extraterrestre es auténtica y proviene del estrellamiento ocurrido cerca de los poblados de Magdalena y Socorro, y no de Roswell. Sin duda se trata de un parteaguas en la historia del ser humano, que con el tiempo irá tomando su valor.


Maussán escribía que la autopsia trucha (así le llamaron a la réplica de Argentina) era verdaderamente burda, pero Luis Ruiz Noguez (en su artículo de Contacto Ovni sobre la autopsia trucha) escribió: "El resultado fue una película que es indistinguible de la de Santilli. Un excelente trabajo que fue realizado, repito, en tan sólo una semana y con los medios precarios de los técnicos en efectos especiales argentinos.

Mario Méndez Acosta también difería de Maussán (Ciencia y Desarrollo no. 128):

“El investigador argentino, Alejandro Agostinelli, realizó el año pasado, en únicamente diez días, la grabación de otra autopsia idéntica, hecha en un modelo de látex y plástico similar al de la cinta de Santilli, con resultados mucho más convincentes que los de la versión original.”

A una década de haber sido presentado (tomando en cuenta la fecha en que Humphreys confesó su participación en el engaño), este “parteaguas en la historia del ser humano” realmente ha tomado su valor.


Más información

En El fraude de Scully Luis Alfonso Gámez hace un resumen del caso Aztec.

Aquí Alejandro Agostinelli cuenta cuando lo invitaron a hablar del tema en un programa de TV. 

Conferencia del Centro Argentino para la Investigación y Refutación de la Pseudociencia: